Páginas vistas en total

sábado, 2 de agosto de 2008

The Dark Knight


A la hora de hablar de la última película del héroe de Ciudad Gótica, no puede dejarse de lado varios aspectos que surgieron luego de la finalización del rodaje como tampoco la comparación que surge entre esta nueva película de Batman y el film dirigido a finales de los años 80 por el gran Tim Burton. El nexo entre las dos versiones viene del lado de un personaje clasico en el universo del héroe enmascarado y no es nada más y ni nada menos que su mayor enemigo (y por ende su opuesto o complemento si se quiere). El guasón, el mejor villano perteneciente al mundo de Batman, fue interpretado por Jack Nicholson en la película de Burton y ahora por el fallecido Heath Ledger. Pero las diferencias surgen casi de inmediato al ver este nuevo y mucho más aterrador villano, y lo más interesante es que estás incompatibilidades permiten crear a su vez dos análisis sobre el poder de este personaje sobre la historia misma. Vamos de a poco.

El caballero de la noche, dirigida por el talentoso Christopher Nolan (Memento, Noches Blancas), es el primer film basado en un comic que contiene géneros y temas poco recurrentes en este tipo de películas. Esta última adaptación es un complejo relato acerca del bien y el mal en todas sus formas, es un estudio sobre los diferentes factores de poder, un relato sobre el rol del héroe en el mundo actual y la respuesta de la sociedad frente a este personaje. En este film, Batman tiene que enfrentarse con el Guasón, capaz el reflejo más aproximado de su propio ser. “Yo no te quiero matar. ¿Qué haría sin vos?” le dice el villano en un momento a su opuesto. Y de esta frase surge la interpretación que se podía observar en el comic La broma asesina, que establece que Batman es como el Guasón, salvo que en dos estados diferentes y con otros objetivos. El Guasón solo pretende eliminar, destruir Ciudad Gótica. Como diría Alfred, “algunos hombres solo quieren ver las cosas arder”. Este villano se plantea eso.

Mencioné anteriormente que el poder del villano sobre la historia transforma al mismo relato. En Batman inicia se podría apreciar un film más oscuro, que va hacia las entrañas de su protagonista y que por supuesto, es un viaje muy turbio. Si en el primer film de Nolan, Batman era el personaje analizado, acá se le suma su rival. El Guasón, un ser completamente irracional, enloquecido, espeluznante, es analizado justamente por lo que es, un villano que pretende destruir todo. Su apetito por la destrucción es simplemente la mejor delineación que se le habría podido hacer. Mientras que el Guasón de Nicholson resultaba payasesco, la interpretación de Ledger lo coloca como un villano sádico, con mucho humor negro y absolutamente hipnotizador. Pocas veces he visto en el cine, si no es la única vez, que el espectador sea atraído por un personaje de esta magnitud. Tampoco he visto que la pantalla se ilumine cada vez que aparece este personaje. Eso es sencillamente magistral. Y todo el crédito se lo lleva Heath Ledger, en la mejor actuación de su corta carrera. Si el Guasón de Nicholson le daba al film un toque de comedia más absurda y lo transformaba en un entretenimiento basado exclusivamente en el comic, en El caballero de la noche el personaje de Ledger oscurece el universo de Batman cada vez más, sumándole los diversos factores que hacen a la estructura política y social de Ciudad Gótica.

No solo estos dos personajes hacen a El caballero de la noche. En todo el film desfilan diversos personajes, algunos más tiempo que otros pero todos igual de interesantes. En este caso, aparecen nuevamente personajes como Rachel Dawnes (Maggie Gyllenhaal en reemplazo de Katie Holmes), Lucius Fox (Morgan Freeman), Alfred (el gran Michael Caine) y uno de los personajes más ricos de la película y el universo de Batman, el comisionado Gordon (interpretado magistralmente por Gary Oldman) el cual tiene mucho mayor participación en este film. A todos estos se le suma Harvey Dent, el fiscal de distrito, que pretende limpiar la corrupción de las calles de Ciudad Gótica (claramente inspirada en Chicago) y que además es la pareja de Rachel, el gran amor de Bruce Wayne.

Es interesante notar que Nolan produjo un film que funciona de muchas maneras, no solo como una adaptación al comic del hombre murciélago. Con muchos puntos de contacto con títulos como Fuego contra fuego (su principal inspiración) y con temas recurrentes del genero policial (incluyendo mafiosos, policías corruptos) y todavía más allá mezclando el triangulo romántico de Bruce Wayne, Rachel Dawnes y Harvey Dent y por último la comedia negra proporcionada por ese destructor irresistible que es el Guasón de Heath Ledger. El caballero de la noche es un crisol de géneros y situaciones inusuales en un film basado en una novela grafica como lo es Batman. En ese sentido, es una película única. La primera que se anima a dar un paso más allá que la simple adaptación.

Capaz el film contiene diez o quince minutos de más y algunos personajes estan impuestos para que todos tengan una participación especial en el relato saturando la pantalla de tantos personajes. Sin embargo, viendo el resultado final, es casi de poca importancia estos hechos. Recurriendo a temas universales pero que nunca son “importantes” que pretenden dar una lección sobre el estado de la sociedad frente a sus héroes y con escenas que son realmente excelentes (el robo del banco, la triple persecución, la interrumpida fiesta de Wayne por parte del Guasón) y con un elenco brillante que se completamente de manera perfecta, El caballero de la noche debe ser tenida en cuenta como una de las mejores películas del año. Atrapante, arrolladora, hipnótica… toldo esto gracias a la maestría de Nolan en el guión y dirección. Pero si hay una imagen que nos queda en la mente es la de ese terrorífico Guasón que compuso Ledger antes de dejar este mundo y que ya es el mejor villano alguna vez compuesto.



BATMAN - EL CABALLERO DE LA NOCHE (Estados Unidos, 2008)
Dirección: Christopher Nolan.
Interpretes: Christian Bale, Heath Ledger, Gary Oldman, Aaron Eackhart, Maggie Gyllenhaal, Micahel Caine, Morgan Freeman, Eric Roberts, Nestor Carbonell.
Guión: Christopher Nolan y Jonathan Nolan.
Producción: Christopher Nolan, Charles Roven, Emma Thnomas.
Fotografía: Wally Pfister.
Montaje: Lee Smith.
Música: James Newton Howard y Hans Zimmer.
Calificación: 9


1 comentario:

Michifus dijo...

Excelente análisis de semejante peliculón. Felicitaciones.
En mi blog escribí batante sobre la peli, pero lo mío terminó siendo más emocional que analítico, jeje.
Quiero leer lo de Wall-e y lo de la Funny Games yanqui (la vi. No me gustan las remakes plano por plano).

Estupendo blog. Voy a poner un link en el mío.

M