Páginas vistas en total

lunes, 29 de diciembre de 2008

TOP 10 + algunas cosas más


Finalmente, acá está mi balance de este 2008 que se encuentra a punto de terminar. Cinematográficamente hablando, fue un gran año. Desde grandes películas que quedaran en la historia (WALL-E o The Dark Knight) hasta gemas del cine nacional que abrirán nuevas puertas a las proximas generaciones de cineastas (Historias extraordinarias), pasando por valiosos exponentes de diversos géneros (en la comedia, Una guerra de película, y en el terror, la española REC).

 

Sin más preámbulos, el Top 10 del 2008:

1. WALL-E, de Andrew Stanton (Estados Unidos). Al igual que todo lo realizado por Pixar, demuestra que el limite parece no existir para los creadores de esta increíble maquina de hacer grandes películas. No exagero si digo que, en la actualidad, Pixar, es hablar de un cine en mayúsculas. Comparable con cualquier exponente de los grandes del cine mundial. A ver si los ignorantes de la Academia le dan una nominación a mejor película de una vez a un film que realmente se lo merece. Hay tantas cosas que hablar de una obra maestra como lo es la película de Andrew Stanton, que se podría hacer un post entero, mucho más extenso que la critica que publique hace unos meses.

 2. Historias Extraordinarias, de Mariano Llinás (Argentina). ¿Que se puede decir de la película más importante del cine argentino en los últimos veinte años? Una invitación a algo completamente nuevo. Si uno se pone a pensar lo que es hacer una película como esta y la manera en que fue realizada, lejos de la industria, es casi imposible caer que esta película se hizo y terminó como una obra maestra del cine nacional. Historias extraordinarias es una carta de amor al cine y la literatura. La aventura atraviesa los tres relatos, lejos de la solemnidad del Nuevo Cine Argentino, durante las extensas cuatro horas que dura la película. Un film insuperable.

3. La mujer sin cabeza, de Lucrecia Martel (Argentina, España, Francia). La tercera película de Lucrecia Martel es la historia de una mujer que luego de atropellar algo en la ruta (podría ser un perro o un niño) es victima de un estado de shock permanente siendo testigo de aspectos de su vida diaria que hasta ese momento no eran registrados. Martel construye una película con una atmosfera densa vista desde los ojos de esta mujer (excelente Maria Onetto) que empieza a descubrir que la verdad no es lo que parece y que esta misma puede ser ignorada y hasta encubierta. Un film sublime en todos los sentidos.

4. Petróleo Sangriento, de Paul Thomas Anderson (Estados Unidos). Ambiciosa y fascinante. El ascenso y posterior caída de Daniel Plainview interpretado por un extraordinario Daniel Day Lewis (ganador en la última entrega de los Oscar) se puede considerar como El ciudadano del siglo XXI por los puntos de contacto que surgen entre los protagonistas de ambos films. Paul Thomas Anderson es uno de los grandes directores actuales y lo demuestra con una puesta en escena donde todos los elementos se unen de manera única. La música, a cargo del guitarrista de Radiohead, es un personaje más: sombría, original y de algún modo, también ambiciosa como el propio protagonista. En resumen, Petróleo sangriento es una obra excepcional, diferente a la mayor parte del cine americano actual.

5. Batman – El caballero de la noche, de Christopher Nolan (Estados Unidos). La ultima incursión en el mundo del hombre murciélago no solo es una gran película de superhéroes (hasta ese término le queda corto) sino un interesante estudio de los manejos de poder en diferentes esferas. Mafiosos, políticos, policías, villanos y un cuestionado protagonista son los principales personajes del film de Nolan. Tramas y subtramas de cruzan durante las dos horas y media de duración (algunas subtramas y personajes, hay que decirlo, están de más). The dark Knight se aproxima más a un film como Fuego contra fuego de Michael Mann que a una película de superheroes. Uno de los puntos más altos del film es sin dudas, Heath Ledger, quien, en su ultima película, realiza una actuación sobresaliente interpretando a un Guasón único e irremplazable.

6. Naturaleza Muerta, de Jia Zhank-ke (China, Hong King). El cine del realizador de The World está cargado de belleza en cada escena. Desde el derrumbamiento de un edificio hasta la iluminación de un puente. Jia Zhang-ke se centra en la desaparición de un pueblo para la construcción de La represa de las tres gargantas, un proyecto tan magnifico como polémico. Los habitantes del lugar debieron reubicarse en otras zonas sin posibilidad de pelear por lo que les corresponde. Otro ejemplo de la extraña política china y el amalgamiento de la sociedad a los factores de poder. Y en el medio dos historias. Ambas sobre de la búsqueda de otra persona.

7. Paranoid Park, de Gus Van Sant (Estados Unidos). Van Sant incursiona otra vez en lo que, según el director de Elephant, es la etapa más conflictiva del ser humano: la adolescencia. Todo esto visto desde los ojos de Alex, un skater que accidentalmente mata a un guardia de seguridad en el parque que le da nombre al film. Nuevamente, los temas clásicos del cine de Van Sant se hacen presente: la ausencia de padres, los conflictos románticos, la culpa, los secretos, etc. Al igual que ocurre en La mujer sin cabeza, el protagonista es impregnado de un estado de shock que le hace ver la realidad desde otra perspectiva. Los problemas con su  novia, la relación con sus amigos y familia, etc. están tratados con el mayor alejamiento posible.

8. REC, de Paco Plaza y Jaume Balagueró (España). No podía faltar esta película. No solo porque es la mejor película de terror del año, sino porque es la primera que me logra asustar de verdad. Si, es efectista. Y a mucha honra. REC logra un excelente uso del fuera de campo, de un atmosfera que crece en densidad a medida que se acerca el final y de un excelente registro técnico que permite que los sustos (que no son pocos) funcionen de manera excepcional. Es obvio que la película va a ser efectista. Si está realizada con el recurso de la cámara en mano, es natural que los directores usen el fuera de campo para asustar. Efectivamente, lo hacen y logran meter mucho, mucho miedo. Los últimos diez minutos cortan el aliento. Dos meses después salió su versión americana, la cual no vi todavía.

9. La Escafandra y la Mariposa, de Julian Schnabel (Francia, Estados Unidos). Los primeros quince minutos de la última película de Schnabel son notables. Desde el punto de vista de los ojos del protagonista vemos el desconcierto de este al encontrarse (sin saber porque) en una sala de hospital, al verse paralizado y al no poder emitir palabra alguna. Una historia excelente relatada lejos del golpe bajo y las manipulaciones, como hacía Alejandro Amenabar en Mar adentro, con grandes actuaciones y una sorprendente fotografía de Janusz Kaminski.

10. Una guerra de película, de Ben Stiller (Estados Unidos). Cierro en el Top 10 con una comedia magnifica. Ben Stiller logra hacer una película muy graciosa y muy inteligente. Un film políticamente incorrecto que reparte palos para todos los encargados del Hollywood actual. Directores, productores, actores, falsos héroes, todas las cabezas caen en la ultima incursión de Stiller detrás de cámara (su anterior película había sido Zoolander). Stiller cierra Tropic Thunder sentenciando que el cine actual carece de amor, solo se busca el dinero y los premios. Al final son los dueños de Hollywood quienes terminan festejando mientras bailan.

 

Mención de honor:

La nube errante, de Tsai Ming Liang.

Sin lugar para los debiles, de Joel y Ethan Coen.

Iron Man, de Jon Favreau.

Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, de Steven Spielberg.

El gran golpe, de Roger Donaldson.

Promesas del este, de David Cronenberg.


Las decepciones:

Superagente 86, de Peter Seagal.

El sueño de Cassandra, de Woody Allen.

Hancock, de Peter Berg.

Viaje a Darjeeling, de Wes Anderson.

 

La peor película del año:

Quémese después de leerse, de Joel y Ethan Coen. Un “cine” que solo demuestra el desprecio que sienten los hermanitos ganadores del Oscar por sus propias creaciones en una historia nula. ¡Que chantas!

 

Así cierro este 2008, puteando a los Coen por su última película (si, me gustó Sin lugar para los débiles).

 

Feliz año a todos!!!!

Nos vemos en el 2009!!

lunes, 15 de diciembre de 2008

Quantum of Solace


Luego de veinte películas sobre el agente James Bond, Casino Royale propuso cortar con los elementos básicos y algo agotados de la saga para transformar al nuevo agente en un ser completamente distinto. El glamour de Bond pasaba a un segundo plano. La acción era más frenética, violenta, comparable con el estilo de Jason Bourne. La frescura del film permitió un gran éxito de público y el apoyo de la crítica. Daniel Craig fue aceptado luego de las dudas sobre si podría realmente ser James Bond. Con Quamtun of solace, Marc Foster (Monster’s Ball, Descubriendo el país de nunca jamás, Cometas en el cielo) se pone detrás de cámara para la segunda parte de la (nueva) saga del agente británico.

Quantum… empieza un rato después de la finalización de la primera aventura del agente 007. Y el film no tarde en exhibir sus primeras escenas de acción. Desde una apasionada persecución en auto hasta una coreografía en la cual Bond y un villano cuelgan desde una roldana. Pero más allá de las escenas de acción, lo que más llama la atención en Quantum… es el muy logrado guión que componen nuevamente Paul Haggis (escritor de Millon Dollar Baby y la esperada Terminator Salvation), Neal Purvis y Robert Wade. En Casino Royale se notaba un esfuerzo por cambiar algunos aspectos clásicos del agente 007 apegándose a un guión más realista. Quantum presenta un guión con un trasfondo político muy certero.

Mientras que una gran parte del film se concentra en los sentimientos de Bond luego de la supuesta traición de Vesper, la única mujer que amó, el otro costado de la película tiene como protagonista a un muy interesante villano (Mathieu Amalric, de La escafandra y la mariposa) que tiene como objetivo controlar el agua de las zonas bolivianas apoyando un golpe de estado en ese país. Algo muy similar a lo que ocurre actualmente en el mundo.

Volviendo al film, Quantum of solace logra puntos muy altos, superando por momentos a la anterior película de la saga. Su villano y algunos momentos en que el guión funciona muy bien, son algunas de las pruebas de que Paul Haggis y compañía son realmente eficaces (lastima que Haggis es el responsable de Crash, cine berreta si los hay) a la hora de componer personajes y situaciones. Sin embargo, en algunas escenas de acción, el director Marc Foster comete el error de hacer planos cerrados confundiendo al espectador que siente que no está viendo nada más que dos personas peleando desde un punto de observación muy complicado. En un momento sucede algo extrañísimo: una persecución entre Bond y un villano en la que Foster decide incluir una carrera de caballos logrando un montaje paralelo entre ambas acciones. Si tuviese algo que ver una cosa con la otra, sería un efecto interesante. Pero nada de nada. No se si Marc Foster era el indicado para rodar esta película. Particularmente pienso que Paul Verhoeven podría hasta hacer una lección de cine con un film de James Bond.

Uno de los elementos más importantes en las películas del agente británico, fueron son y serán las mujeres que acompañan a Bond en cada una de sus aventuras. En este caso, la ucraniana que interpreta a una boliviana Olga Kurylenko y la inglesa Gemma Arterton, son las elegidas para cumplir el rol requerido. El trabajo de ambas es digno aunque es seguro que ninguna de las dos va a quedar impregnada en la historia de la saga de James Bond (Igual son preciosas).

Más allá de estas circunstancias que hacen al film un espectáculo menor que Casino Royale (si, las comparaciones son odiosas pero inevitables), Quantum…, o mejor dicho la “nueva” saga de 007 contiene elementos irresistibles e inoxidables. Un excelente héroe, un villano a la medida, chicas muy lindas, eficaces escenas de acción y el placer de brindar un gran entretenimiento. Quantum of solace lo demuestra y sale airosa.



QUANTUM OF SOLACE (Estados Unidos, 2008)
Dirección: Marc Foster.
Interpretes: Daniel Craig, Olga Kurylenko, Mathieu Amalric, Gemma Arterton, Giancarlo Gianinni, Judi Dench, Jeffrey Wright, Jesper Christensen.
Guión: Paul Haggis, Neal Purvis y Robert Wade.
Producción: Barbara Broccoli y Michael G. Wilson.
Fotografía: Roberto Schaefer.
Montaje: Matt Cheese y Richard Pearson.
Música: David Arnold.
Calificación: 8




miércoles, 10 de diciembre de 2008

TOP 5 - BAFICI 2008


Acá les va lo que, para mi, son las cinco mejores películas que vi en el último Festival de Cine Independiente. No hay grandes sorpresas en la lista confeccionada. Las cinco películas me resultaron simplemente excelentes y espero que en un futuro cercano se estrene alguno de los films que componen la lista.



TOP 5 del BAFICI 2008:

1) Stellet Licht, de Carlos Reygadas (Mexico)
2) En la ciudad de Sylvia, de José Luis Guerín (España)
3) My Winnipeg, de Guy Maddin (Canadá)
4) Funny Games U.S., de Michael Haneke (Estados Unidos)
5) I’m not there, de Todd Haynes (Estados Unidos)














sábado, 6 de diciembre de 2008

Tropic Thunder


Ya no es sorpresa que Ben Stiller esté detrás de cámaras dirigiendo un film sobre el mundo del espectáculo. En sus dos anteriores películas, El insoportable y Zoolander, retrataba el papel del entretenimiento. En Tropic Thunder, la sátira es tan excesiva como maravillosa. A pesar de no tener una carrera muy extensa como realizador, se nota que el actor de La familia de mi novia conoce el mundo del espectáculo a la perfección. Pero lo más significativo es que detrás de la supuesta ambición que nos ofrece en su último film, Stiller logra realizar una muy interesante película sobre el cine mismo y el papel del séptimo arte dentro y fuera de la industria americana.

Y lo hace con honestidad brutal, disparando dardos contra todos los sectores relacionados con el mundo del cine. Desde el público, hasta los Oscar. En Tropic Thunder desfilan todos los personajes que componen este complejo universo: buenos y malos actores, productores ambiciosos y despiadados, directores ineficaces, falsos patriotas, etc. Stiller no deja títere con cabeza en su último film. Y lo bien que hace ya que desnuda toda la hipocresía del ambiente cinematográfico exhibiéndolo tal cual es. No por eso, el director de Zoolander comienza su película con falsos trailers que retratan el estado del cine actual (americano): películas de acción reiterativas, horribles comedias (un palo terrible para Eddie Murphy), y dramas solemnes ganadoras de premios internacionales (si, como Secreto en la montaña). Pero Stiller no se ríe de esos films, sino mostrar cual es su mirada sobre el mundo cinematográfico de su país y la reiteración sobre las mismas películas. Stiller apuesta por algo fresco diferenciándose de tantas remakes y secuelas que inundan la cartelera mundial.

Esta historia acerca del rodaje de una película en medio de Vietman que termina con sus protagonistas luchando contra un grupo de traficantes en la selva, contiene todos los elementos necesarios para que en la superficie funcione como una gran comedia: actuaciones excelentes, un buen manejo de los tiempos y muy buenos chistes. Es cierto que para disfrutar de Tropic Thunder se debe manejar el ambiente hollywoodense y estar al tanto de algunos aspectos de la industria. Si el espectador no maneja esos códigos lo más probable es que el placer de ver esta comedia sea menor. Sin embargo Stiller, y esto es lo más interesante de la película, parece no realizar su último proyecto para el espectador, sino para el cine mismo. Lo mismo que ocurre con El gran golpe de Roger Donaldson se aplica a Tropic Thunder. No solo es un entretenimiento y una gran sátira cuasi política, sino una suerte de carta de amor de Stiller al cine. No importan los premios ni cuanto se recaude parece decir el realizador de El insoportable. Lo realmente importante es el cine.

El resto es simplemente comedia muy bien realizada. Al igual que ocurría en Zoolander, Stiller apuesta por el absurdo en momentos pero se percibe algo detrás de cada uno de esos segmentos de locura que tiene el film (que son muchos). En resumen, Tropic Thunder es una excelente sátira sobre el estado actual del cine con pasajes que recuerdan la ambición de Coppola y su Apocalipsis now, y por momentos a algunas películas de Robert Altman (como Las reglas del juego). Más allá de su discutible “exceso de caos”, el film de Stiller se establece en definitiva, como una refrescante comedia políticamente incorrecta y con mucha inteligencia.




UNA GUERRA DE PELÍCULA (Estados Unidos, 2008)
Dirección: Ben Stiller.
Interpretes: Ben Stiller, Robert Downey Jr, Jack Black, Nick Nolte, Tom Cruise, Matthew McConaughey, Steve Coogan, Jay Baruchel y Brandon T. Jackson.
Guión: Ben Stiller, Justin Theroux y Etan Cohen.
Producción: Ben Stiller, Eric McLeod, Stuart Conrfeld.
Fotografía: John Toll.
Música: Theodore Shapiro.
Calificación: 8