Páginas vistas en total

martes, 3 de febrero de 2009

Vicky Cristina Barcelona


Luego de filmar durante casi toda su vida en Nueva York, Woody Allen de mudó a Londres. Llegó Match point y obtuvo el éxito de critica y publico que había perdido luego de algunos proyectos poco interesantes (la más rescatable, Ladrones de medio pelo). Más tarde, decepcionó con Scoop y El sueño de Cassandra. Ahora, el último lugar de residencia del director de Annie Hall es Barcelona.

Vicky Cristina Barcelona, justamente, transcurre en tierras españolas. Dos amigas, Vicky y Cristina, visitan Barcelona con distintos motivos: la primera (Rebecca Hall) desea investigar la cultura catalana para confeccionar una tesis, mientras que la segunda (Scarlett Johansson) acompaña a su amiga sin mayores pretensiones que divertirse en las tierras extranjeras. El carácter de ambas son bien diferentes y más aún en lo que amor respecta. Una vez instaladas allí, conocerán a un apuesto caballero de nombre Juan Antonio (Javier Bardem). Tarde o temprano, ambas establecerán una conexión con el aunque de maneras diferentes, acorde a la manera de ser de cada una.

El último film del director de Manhattan se puede dividir en dos notorios segmentos. El primero desde el comienzo de la historia hasta la llegada de la ex esposa de Juan Antonio (Penelope Cruz), y el segundo desde esa aparición hasta el final de la película. Ciertamente este personaje cambia todas las fichas de lugar pero el resultado no resulta tan satisfactorio.

La primera mitad del film tiene como protagonistas a los personajes de Hall, Johansson y Bardem. La trama avanza segura cuando exhibe las distintas actitudes de las dos mujeres y el papel del hombre en el medio de ellas. Allen se toma el trabajo se crear un Juego de diferencias entre diferentes aspectos de los protagonistas. Diferencias entre las dos amigas, entre Juan Antonio y el novio de Vicky, entre la relación del personaje de Bardem con cada una de las mujeres, etc. Apoyado por una inusual voz en off que relata todo lo que ocurre y lo que piensan los personajes, la historia se mantiene segura (sin ser una genialidad) hasta los primeros 45 minutos con la mencionada llegada del personaje de Cruz.

Si bien es un personaje que le dota cierta gracia a una historia que no tiene grandes dosis de comedia, María Elena produce un quiebre en la historia que se concentra por momentos en Vicky y otras veces en Cristina. Esto produce que la historia de ambas, por separado, no tenga un peso por si mismo. Menos aún cuando el relato se vuelve más convencional y más previsible en especial alrededor de Cristina, Juan Antonio y María Elena. Por si fuese poco, a esto se le suma otro personaje poco convincente interpretado por la siempre eficaz Patricia Clarkson, quien pretende cambiar la vida de Vicky. Y a esta altura, la película ya no es la misma que lo era al comienzo.

La poca interesante segunda mitad hace que Vicky Cristina Barcelona sea otro pequeño fracaso en la carrera de Allen. Los devotos del director de Manhattan van a celebrar esta película pero el resultado final no es satisfactorio. Y esto es porque Woody no sabe que hacer con su propio material, exprime sus personajes tornándolos comunes y hasta insípidos. ¿Y qué pasa con la Johansson? Sabemos que su belleza es descomunal pero desde hace varios films (desde Match point para ser más exactos) viene repitiendo su papel de “mujer fatal” y sus actuaciones son meramente correctas.

En resumen, Vicky Cristina Barcelona es una chance desperdiciada de nuevo por Woody, que como de costumbre, tiene una película ya completa para presentar en este mismo año. La novedad es que el realizador vuelve a su Nueva York natal luego de sus vacaciones por Europa. Esperemos que el retorno traiga buenas películas como las que sabía dirigir.




VICKY CRISTINA BARCELONA (Estados Unidos, España, 2008)
Dirección: Woody Allen.
Interpretes: Rebecca Hall, Scarlett Johansson, Javier Bardem, Penelope Cruz, Patricia Clarkson, Chris Messina, Kevin Dunn.
Guión: Woody Allen.
Producción: Letty Aronson, Stephen Tenenbaum, Gareth Wiley.
Fotografía: Javier Aguirresarobe.
Montaje: Alisa Lepselter.
Calificación:
5


2 comentarios:

Lochis dijo...

Coincidimos totalmente.
La historia venía bien, hasta que perdió peso como bien dijiste. De todas formas, no me gusta que haya un narrador en off.

¡¡Besos!!

Caro dijo...

Luciano,
Gracias por el comentario que dejaste en mi blog y por linkearlo al tuyo. Ya que nos das libertad para dejar todo tipo de comentarios, debo decir que me gustó mucho el resumen que hacés de vos en tu perfil. Son palabras muy tiernas para esta época tan acostumbrada a canchereadas y cinismos. Un abrazo y suerte con el blog y los estudios.