Páginas vistas en total

sábado, 14 de marzo de 2009

El transportador 3

Hay varios motivos para festejar el estreno de una película como El transportador 3. Primero en principal, la saga creada por el francés Luc Besson no se caracterizan en ser muy sutiles que digamos. Grotescas, delirantes y hasta algo grasas son los términos más comunes con los cuales se relacionan a las tres partes de esta simpática saga acerca de un remisero a bordo de un Audi. El hecho de que la física, ni la química, ni la lógica entre en el juego que es El transportador transforma al film en un entretenimiento lisa y llanamente placentero.

La segunda parte de la saga, según mi opinión, superaba a la original. Mucho más osada, más delirante y absolutamente inverosímil, el film era una montaña rusa de 85 minutos que terminaba siendo toda una gema en el genero. El transportador 3 no supera a la segunda parte, pero contiene varios puntos interesantes para analizar. Si, dije bien, para analizar.

En este caso, al igual que en las anteriores películas, la trama es lo de menos. En este caso, Frank Martin (el genial Jason Statham, un héroe de acción que desborda carisma y simpatía en cada movimiento) debe transportar a la hija de un funcionario extorsionado por el grupo de villano de turno y dos bolsas con contenido misterioso y secreto. Nada nuevo. Lo mismo de siempre si se quiere. Hay una subtrama de conflictos sobre el medio ambiente y no mucho más. Sin embargo, El transportador 3 se sostiene gracias a su excelente protagonista y algunos detalles que hacen al film un espectáculo muy interesante.

Jason Statham es uno de los últimos grandes héroes de acción que hay salido en los últimos años. Luego del decaimiento de los estrellas más poderosas de los 70 para adelante, Statham ha encontrado crear varios aspectos ha tener en cuenta en la conformación de su personaje. Es serio pero parece reírse un poco de esta faceta suya y eso es lo que lo hace más que interesante. Lejos de la solemnidad y más cercano a la parodia del héroe clásico de acción, Statham es el actor indicado para este tipo de papeles. Dentro de poco se viene Crank 2. Mientras se lo puede ver en Carrera mortal en DVD o, si no la vieron, en El gran golpe, una de las grandes películas del año pasado.
Asistir a ver una película como esta merece eliminar todo prejuicio de entrada sobre el género y el film en si. Si el espectador deja de lado las referencias lógicas que dominan el mundo real puede entretenerse como nunca gracias a que en el universo ficticio, donde transcurren las aventuras de Frank Martin, todo puede suceder. Esencialmente, en El transportador 3 puede suceder cualquier cosa y uno se siente feliz con ello. ¿Qué importa si es o no una publicidad de Audi de una hora y media? ¿Qué importa si las leyes de la física o la química no se cumplen? El cine de acción y aventuras se sostiene gracias a la manipulación del espectador para crear mundos inverosímiles donde cualquier cosa puede suceder mientras el espectador sea participe de este espacio.

Creemos que puede pasar cualquier cosa: desde un auto en dos ruedas entre dos camiones hasta este mismo auto entrando con conductor y todo en un tren en movimiento. El placer de realizar un film sin limitaciones y el placer de ser parte de ese mundo aunque solo por una hora y media es, simplemente, creer en el arte y sus infinitas variables. Y de eso se trata el poder del cine y que va a más allá de lo relacionado con la trama, los efectos especiales, las actuaciones. El director Oliver Megaton, Luc Besson en carácter de guionista y la superestrella Statham le imprimen el absurdo a su film y logran un espectáculo decente, creíble, satisfactorio y hermoso.


EL TRANSPORTADOR 3 (Francia, 2008)
Dirección: Oliver Megaton.
Interpretes: Jason Statham, Natalya Rudakova, François Berléand, Robert Knepper, Jeroen Krabbé.
Guión: Luc Besson y Robert Mark Kamen.
Producción: Luc Besson y Steve Chasman.
Fotografía: Giovanni Fiore Colteracci.
Montaje: Camille Delamarre y Carlo Rizzo.
Música: Alexandre Azaria.
Calificación:
8



1 comentario:

Michifus dijo...

Tengo que verla. Las otras son divertidas y el pelado es lo más grande que hay.
¿Viste Watchmen?

M