Páginas vistas en total

martes, 7 de diciembre de 2010

The Hole


Joe Dante sigue demostrando porque es un grande. El director de Gremilins y Matinée, entre otras maravillas, forma parte de un conjunto de realizadores que surgieron durante los años 70 y ahora se los puede disfrutar esporádicamente. Claro está que estos directores (Landis, Carpenter e incluso Cronenberg son otros de estos representantes) no se llevan bien con la industria hollywoodense, justamente los que manejan muchas veces el destino de un film. Por eso mismo, las grandes productoras (en su mayoría, salvo algún caso especial) prefieren directores de una nueva generación, más flexibles a la modificación de un proyecto por parte de los productores. La conexión, en este caso, con Joe Dante, no es casual. El director de Piraña es parte de una capacidad casi extinta en estos días de hacer cine y luchar por su trabajo. Entre tantos directores impersonales, entre tantos productores estrellas que hacen las cosas a su manera y entre tantos proyectos mediocres, Dante echa luz en la oscuridad. Irónicamente, la ultima película del realizador se trata sobre un pozo pero a pesar de la oscuridad en su temática, The hole ilumina la pantalla con cine en estado puro.

En su primer acercamiento a la tercera dimensión, Dante cuenta una historia en apariencia simple, casi infantil como los viejos cuentos de terror para adolescentes y las películas familiares con elementos fantásticos tan de los 80 (una década que increíblemente se extraña demasiado). Una familia, una madre y sus dos hijos, se mudan a un pequeño pueblo. Los dos hermanos, un buen día, encuentran un pozo sin fondo en su sótano que crea los peores miedos de los protagonistas. Lo que podría acercarse a ser una versión ATP de El descenso, de Neil Marshall, termina siendo algo mucho más profundo. Dante toma la historia de estos dos hermanos y la transforma en un estudio sobre el significado de los miedos y el complejo traspaso de la adolescencia. ¿Cuál es el tratamiento de Dante con respecto a esto? Va desde un miedo corriente y banal, como por ejemplo el temor a los payasos, hasta algunos más profundos, pero sin considerar uno por encima del otro en cuanto a su tratamiento. Para Dante, que comprende tanto la niñez como la adolescencia, es tan serio y tan entendible el miedo a un muñeco como el miedo que provoca la muerte de un amigo. Por eso, The Hole puede ser tomada como una inversión de un cuento de hadas (como bien la remera del personaje que interpreta Haley Bennett lo expone), una pesadilla para adolescentes ya que todo está visto desde los ojos de estos personajes. La ausencia de padres (incluso, la madre de los dos hermanos está ausente en gran parte del film, o al menos lejos de la acción) es uno de los pilares fundamentales en los cuales se sostiene la película de Dante. A partir de esta ausencia, se despeja toda protección adulta (si realmente existe en este tipo de historias). Entonces, de esa manera, se tejen las redes entre los personajes. El director de Aullidos deja para el análisis una idea muy atendible: con el miedo se logra la unión de las personas y la unión de un mismo personaje. Se necesita el miedo para obtener la libertad.

Más allá de este interesantísimo planteo psicológico, Dante no se olvida de construir una puesta en escena. Que no es otra cosa que una lección de como armar una ambientación que mete miedo por si sola. La puesta en escena, siempre funcional a los personajes y sus miedos, se centra en la aburrida vida de los suburbios (donde pasa la acción de la mayoría de las películas de Dante) donde no hay escapatoria para los miedos que persiguen a los personajes. Dante da una clase magistral de como crear una atmósfera con pocos elementos: el uso de la iluminación, los juegos entre la luz y la oscuridad, los colores, etc. Todo esto sin descuidar en ningún momento la trama. Un ejemplo de esto es la pelea entre el hermano mayor y su miedo representado por su padre y la casa psicodélica, deforme, donde ocurre la acción (homenaje a si mismo por parte de Dante y su capítulo para La dimensión desconocida: la película).
En estas épocas donde el cine apuesta al impacto visual antes que a una historia, en donde hay tanto ruido, tanta trampa, otorgarle a un director inmenso como Dante el beneficio del 3D es un placer para el publico que goza del buen cine. Si la película no tuvo el éxito de taquilla (todavía no encuentra un distribuidor) es porque se mira la superficie, se piensa que The Hole es simplemente una historia infantil que no vas mas allá de su argumento. La última película del maestro Joe Dante no es ni mas ni menos que un estudio psicológico sobre la gesta, la confrontación y resolución de nuestros peores miedos.



THE HOLE (Estados Unidos, 2009)

Dirección: Joe Dante.

Interpretes: Chris Massoglia, Haley Bennett, Nathan Gamble, Teri Polo y Bruce Dern.

Guión: Mark L. Smith.

Producción: Vicki Sotheran, Michel Litvak, David Lancaster y Claudio Fäh.

Fotografía: Theo van de Sandeh.

Montaje: Marshall Harvey.

Música: Javier Navarrete

Calificación: 9

No hay comentarios: