Páginas vistas en total

sábado, 19 de febrero de 2011

Me pongo al día con algunas películas: Enredados, de Byron Howard y Nathan Greno

Que es el estudio de animación más importante de la historia, nadie lo puede cuestionar. Disney, a lo largo de los años ha entregado decenas de películas, sean de animación o protagonizadas por actores de carne y hueso (siendo, en estos últimos años, más rentables que la producción y realización de "dibujos animados"). Durante la década del 2000 (o si se quiere, un poco antes) el estudio Disney sufrió una considerable caída en lo que refiere a la realización de películas de animación. Las historias, que antes lograban resultados exitosos en taquilla y crítica (la nominación al Oscar de La bella y la bestia, como momento cumbre de la empresa), fueron derivando en cansancio, tedio, monotonía. Hay que mencionar que no estamos considerando a las películas realizadas por Pixar, ya que estas no pertenecen exclusivamente a la productora del conejo Mickey. Luego de, para quien escribe, El jorobado de Notre Dame, Disney no presentó ninguna película que esté a la altura de sus clásicos. Teniendo en cuenta que films como Lilo y Stich, Las locuras del Emperador, Mulan, consiguieron aproximarse a la esencia de los clásicos de la empresa, no fueron suficientes para que en Disney haya un recambio en la dirección creativa. El puesto que ocupa desde hace cuatro años John Lasseter (creador de Pixar y director de Toy Story, Toy Story 2, Cars) empieza a dar sus frutos y el ejemplo más claro de esta renovación se encuentra en el último film de la compañía, que tiene como título Enredados.

El paso del tiempo no fue bueno con algunos films de Disney. Los más flojos fueron rápidamente olvidados (Vacas vaqueras, La isla del tesoro) y los intentos por darle mas vida y frescura a ciertos proyectos fracasaron estrepitosamente (dicen las malas lenguas que John Lasseter, luego de ver Chicken Little, preguntó si eso era la solución para los problemas creativos que sufría la empresa) mientras la sombra de los clásicos se agigantaba cada vez más y la competencia crecía con películas como Shrek (film esencial en la animación de los últimos diez años), La era del hielo, Madagascar y Kung Fu Panda. Al menos Disney podía exhibir orgullosamente las gemas de Pixar y no morder por completo el polvo de la derrota. Mencionaba a Shrek como esencial en el desarrollo de la animación de esta década. Esto se debe, básicamente, a que Shrek llegó para terminar con los clichés con los que Disney tropezaba con cada película. En vez del orden y cierto conservadurismo en algunos films, Shrek era puro descontrol, haciéndole muy bien al cine de animación (no vamos a hablar de sus secuelas, que poco tienen que aportar). Durante el 2008, Disney produce Encantada, película que, siguiendo la línea de Shrek, toma elementos fantásticos, situaciones de cuentos de hadas, para hacer un homenaje y al mismo tiempo parodia de estos clichés.


Enredados sigue esta línea pero resulta más lograda, incluso que la propia Shrek, por varias razones. Por un lado, el film de los directores Byron Howard y Nathan Greno, cuenta la clásica historia de Rapunzel de los hermanos Grimm., una princesa con una larga cabellera con poderes fantásticos que es encerrada en una torre. A partir de esta historia, se van agregando elementos que parodian al relato y a su vez elevan el mismo a otros niveles. La suma de personajes como el ladrón pícaro y contraparte romántica de Rapunzel, un corcel con actitudes de perro, una interesante villana y otros geniales personajes secundarios, son utilizados por los directores como elementos para cubrir todos los flancos por los que el film podría venirse abajo. Esto quiere decir que la trama principal se conecta con las subtramas para lograr un equilibrio excelente en la narrativa. Por momentos suceden muchas cosas en Enredados, y el placer es infinito. Hay en el film la imaginación, la gracia, el timing, para ser considerado un clásico inmediato. Como si fuera poco, se explotan muy bien los pasajes de comedia, los momentos musicales, y emocionan hasta las lagrimas ciertas escenas con una inmensa carga dramática.

El secreto de Enredados es a su vez, la solución a los defectos que se le veía comúnmente en algunas de las películas de animación de Disney. No hay una eliminación de la tradición de la compañía, sino una conexión de este clasicismo con la modernidad que el público pide en esta época. Byron Howard y Nathan Greno eliminan ciertos momentos cursis, gastados, poco interesantes de los clásicos y los suplantan por ritmo y frescura, traducido en personajes, canciones, escenas, y la narrativa tan tradicional del cine norteamericano como efectiva del cine actual. Se encuentra presente, entonces, la deformación de la novela original dotándole ciertos elementos que llevan la historia siempre para adelante, con un ritmo envidiable y escenas muy logradas. Entre ellas, la exaltación del musical como medio para establecer una historia de manera tan precisa como necesaria. Es más, estas canciones (compuestas por el mítico Alan Menken) resultan tan clásicas y tradicionales con respecto a los mejores momentos de la historia de la compañía que crea en el espectador la sensación de la nostalgia con la frescura que aportan los directores al relato. Si Enredados fuese una maquina, funcionaría de manera fenomenal.

Si en los films de Disney (tanto los mejores como los peores) la estructura era siempre similar, con sus musicales, personajes, situaciones y conflictos internos de los protagonistas, en Enredados se elimina lo conocido para llevar cada componente a un objetivo claro: la combinación de estos al servicio de la optimización del relato. En ese sentido, cada personaje guarda una tan firme relación con respecto a los demás y a la historia que parece que nunca hay un "bajón" en el relato. Es más, la cantidad de subtramas (la del ladrón, de sus perseguidores, la búsqueda de la eterna juventud por parte de la villana de turno, la relación entre los protagonistas) no deja caer la historia en el desgano por parte del espectador. Es en ese sentido Enredados, perfecta en su narrativa. Uno detalle no menor es la eliminación de todo destello de sermones, ya conocidos de memoria a lo largo de las múltiples películas que se han visto. Los minutos son exactos como pocas veces se ha visto en una película.

Como la gran mayoría de las películas mainstream que se estrenan, Enredados puede ser apreciada en 3D. Desde el comienzo del 2010 que una película no justificaba tanto ese recurso como la película de Howard y Greno, quienes utilizan la tercera dimensión para la introducción del espectador en la historia y no para arrojar al espectador todo lo que se tenga a mano. Por esta razón, el hecho de que la larga cabellera de Rapulzel parezca salir de la pantalla, no se establece como un regocijo visual, sino más bien como una introducción a un elemento clave de la historia. Hasta este punto esta pensada Enredados, película tan atemporal como universal.



ENREDADOS (Estados Unidos, 2010)
Dirección: Byron Howard y Nathan Greno.
Con las voces de: Mandy Moore, Zachary Levi, Donna Murphy, Ron Perlman, M.C. Gainey, Jeffrey Tambor, Brad Garrett, Paul F. Tompkins, Richard Kiel.
Guión: Dan Fogelman basado en el cuento de Jacob y Wilhelm Grimm.
Producción: Roy Conli.
Montaje: Tim Mertens.
Música: Alan Menken.
Calificación: 9

No hay comentarios: